Archivo de la etiqueta: poemas

Perfección

Tumbadas en su cama como antes,
la miraba mientras dormía.
Podía ver de cerca la celulitis,
la piel de naranja, sus estrías.
Las venas hinchadas ramificarse
y el vello en la piel que colgaba.
Todas las manchas, irrevocables.

Quería observar su cuerpo de arriba abajo.
Memorizarlo.
Y que me pareciera feo.
Terrible.
Motivarme lo bastante para no acabar así.
Como si ella hubiera fracasado
en su lucha contra la naturaleza
pero yo aún pudiera salvarme.
Como si fuera posible salvarse.

Sin embargo, solo pude pensar:
“Es perfecto”.
Albergando en su interior
todos esos órganos, glándulas y vísceras
que la mantienen viva
con su minucioso trabajo diario
para que pueda yo mirarla mientras respira.
Aunque ella apenas los cuide,
aunque ella ya no los valore.
Aunque a ella, como a la mayoría,
solo le importe la carne que los envuelve.

Y susurré al oído del que una vez fuera mi casa:
“Tu perfección es tan hermosa…
Consérvala cuanto puedas, por favor.
Mantén en marcha la belleza.
No dejes fallar ningún engranaje.
Aunque ella ya no te quiera.
No la escuches.
Hazlo por mí.
Que no sabré encontrar la manera de llenar el vacío
que tú perfección deje cuando desaparezca”.

NARUMI

Crossed Legs, by Joan Semmels
Crossed Legs, by Joan Semmels
Anuncios

A pesar de

A pesar del cansancio.
A pesar de la pereza.
A pesar del frío.

A pesar del día siguiente.
A pesar de la reiteración.
A pesar del hastío.

A pesar de la frivolidad.
A pesar de la mentira.
A pesar del artificio.

A pesar de la mediocridad.
A pesar de lo banal.
A pesar del vacío.

A pesar de la multitud.
A pesar de la ironía.
A pesar del ruido.

Sigo saliendo.

Porque hay siempre un momento,
en un acorde familiar,
en un gesto cualquiera,
en un soplo fugaz
o frente al espejo,
en el que,
por un

i n s t a n t e ,

el orden se invierte
y es mi vida
quien aturde a la muerte.

 

NARUMI

outartwork

 

El samurái de la verdad pura

samurái

Qué fue del samurái de la verdad pura.
Se ahogó en el Pacífico mientras nadaba.
O tal vez se quedó buscando la melodía
que a sus sibilinos sueños les faltaba.

Qué fue del samurái de la verdad pura.
Se entretuvo desnudando alguna musa.
O acaso se distrajo en la recolecta tardía
de palíndromos trisílabos para su luna.

Qué fue del samurái de la verdad pura.
Quizá solo fuera un simulacro de Otto
en una de las caóticas vidas de Ana.
Mitad hombre, mitad ángel; en suma nada.

Qué fue del samurái de la verdad pura.
Ignoró a su instinto o,en cambio,fue su guía.
Probablemente se perdió cavilando sobre si
es o no el silencio una forma de mentira.
Sigue leyendo El samurái de la verdad pura

Ya han escrito

De la muerte diaria del sol que, a su caída,
torna en negras de los árboles las ramas.
Ya han escrito.

Del susurrante viento, que uno quisiera que
se lo llevase todo y jamás arrastra nada.
Ya han escrito.

De la misteriosa luna, que a su cita nunca falta
como una amante que se ha acabado enamorando.
Ya han escrito.

Del idilio que es tan sólo una mirada.
De la noche oscura del alma.
De que la vida es sueño.
Ya han escrito.

De tus ojos marrones, que me llaman.
De los cantos esquivos de las sirenas.
De los anhelos en las noches en vela.
Ya han escrito.

De los cuerpos a la intemperie del tiempo.
De los días de vino y rosas.
Del arte de perder.
Ya han escrito.

Del aroma roto de un recuerdo.
De las ausencias bienvenidas.
De la soledad y del exilio.
Ya han escrito.

De lo corto que es el amor
y lo largo que es el olvido.
Ya han escrito.

De qué podría escribir yo
en esta noche de agosto fría
si de todo cuanto mancha,
si de todo cuanto limpia,
si de todo cuanto ocurre en el orbe y
en el corazón de quienes lo habitan,
ya han escrito.

NARUMI

20170813_075848

Así debe ser

Para E. y J.P. 

 

Como el aroma a pan tostado, a sábanas limpias, a palomitas.

Como dejarte el pelo mojado mientras preparas la cena.

Como besar una boca templada que sabe a café.

Como el verano de los dieciocho años.

Como hallar el verso que te falta.

Como un atardecer en agosto.

Como beber sin prisa.

Como la lluvia.

 

Como escuchar los acordes de tu canción preferida.

Como llamar a casa para decir que has llegado.

Como juntar monedas en un tarro de cristal.

Como abrir un libro por la primera página.

Como venirte a buscar al aeropuerto.

Como la arena entre los dedos.

Como comprar entradas.

Como desnudarse.

Como el mar.

 

Así

debe ser la vida

cuando has encontrado

a la persona con quien quieres compartirla.

 

 

Caminos

Son mis arrugas surcos transitados por las dudas.

También la tristeza serpenteó estas curvas

y tuvo como compañera de senda a la melancolía.

 

Repetidamente me bronceó la desilusión la tez:

de quien nunca vino, de quien se fue para no volver.

Dejé esas ausencias que quemaban mis huellas

a ambos lados del viejo camino de tierra

junto a las renuncias, las traiciones y las quimeras.

 

Temí mil veces correr la suerte de Edith

si cedía a la tibia tentación de mirar atrás:

olvidar lentamente el sabor de la dulzura

y que cada poro de mi cuerpo emanara sal.

 

Mil y una veces volví el rostro pero jamás el paso.

Y en ese continuo caminar sin descanso me hallo

pues la brisa el amargor acaba siempre borrando.

 

NARUMI

 

lot's wife

Quién

bob-ross-forest-of-the-red-sky

Quién le explicará ahora al viento

que ya no tiene que agitar tu pelo.

Quién le dirá a los árboles en flor

que ya no vas a probar sus frutos.

Quién le confesará a las aguas

que ya no van a verte desnudo.

Quién le pedirá ahora a los pájaros

que dejen de ensayar para ti su canto.

Quién le descubrirá a las verdes hojas

que ya no vas a contemplar sus tangos.

 

Díselo tú al viento

conversa con los árboles y las hojas tú.

Confiésale la verdad al agua

y adviérteles tú del vacío a los pájaros.

Que yo no tengo valor para defraudarlos.

 

Que si por mí fuera

estaríamos con el viento charlando

comiéndonos de los árboles sus frutos

desnudándote en el agua mientras cantan los pájaros

y bailan las hojas su danza.

 

NARUMI