Caminos

Son mis arrugas surcos transitados por las dudas.
También la tristeza serpenteó estas curvas
y tuvo como compañera de senda a la melancolía.

Repetidamente me bronceó la desilusión la tez:
de quien nunca vino, de quien se fue para no volver.
Dejé esas ausencias que quemaban mis huellas
a ambos lados del viejo camino de tierra
junto a las renuncias, las traiciones y las quimeras.

Temí mil veces correr la suerte de Edith
si cedía a la tibia tentación de mirar atrás:
olvidar lentamente el sabor de la dulzura
y que cada poro de mi cuerpo emanara sal.

Mil y una veces volví el rostro pero jamás el paso.
Y en ese continuo caminar sin descanso me hallo,
pues la brisa el amargor acaba siempre borrando.

NARUMI

 

lot's wife

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s