QUIÉN SABE

Desenvaino mis espadas, enseño los dientes, saco pecho y me digo:

“No hay pérdida hasta que se da por proclamada la derrota”.

Así que cierro la boca.

Y quién sabe.

Quizá todavía te lo pienses.

Quizá tengas una revelación mística.

Una ensoñación premonitoria.

Una manifestación divina.

Quizá tu nuevo ligue vuelva con su ex.

Quizá se desdibujen todos los rostros y adquieran la forma del mío

Y todos los nombres empiecen por T.

O tal vez empiece a llover y no cese en treinta días.

Sí.

Tal vez el diluvio universal es lo que falta entre tú y yo.

 

NARUMI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s