Cambios

Curioso el gusto por lo desconocido,

por la aventura diaria,

por la adrenalina generada.

 

Aquellos días monótonos y previsibles, aburren.

Son como restas en tu diario,

son como cruces sin marcar en el calendario.

 

Los días deberían ser como bolsas sorpresa.

Saber por dónde abrirlos,

pero no deberíamos saber los siguientes pasos.

 

Sin embargo, aquí estamos,

llenando de polvo de tiza nuestras manos.

Escribimos sobre lo mismo y borramos.

 

Al día siguiente, la pizarra está impoluta.

Con manchones, pero preparada para que repitamos

los mismos gestos, las mismas palabras, los mismos versos.

 

Me sorprendo a mí mismo.

No quiero ser un disco rayado,

no quiero quedarme anclado.

 

Tal vez sea un momento de espíritu desbocado.

Tal vez no.

Tal vez sea cierto que quiero cambios.

 

Quiero escribir con tiza, pero no quiero borrar.

Quiero acabar el encerado,

escribir en las paredes, en las puertas y en sus marcos.

 

Quiero pisar diferentes suelos,

caminar por suelos embarrados.

No quiero que me encuentres sentado en el mismo banco.

 

G.G.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s