PEPA PIG

Habéis tenido un hijo y decís cosas como:

“Es lo mejor que me ha pasado en la vida”

Para encontrarnos por la calle y tener un minuto, está bien.

Pero ahora estamos esperando que ampliéis vuestro testimonio.

 

Queremos que nos digáis algo que suene a cierto.

Que los queréis, que los queréis por encima de todas las cosas y que darías la vida por ellos.

Y que a veces sentís que ya la habéis dado. Que, aunque lo volveríais a hacer, lo cierto es que a veces sentís que ya la habéis dado.

 

Queremos que nos digáis algo que suene a humano.

Que os gusta la sensación de que alguien os pertenezca por completo.

De que alguien dependa completamente de vosotros.

Porque así parece que la soledad ya no existe.

Porque así  ya no tenéis que pensar en el sentido de vuestra vida nunca más.

Ahora el sentido de vuestra vida es trabajar para criar a vuestros hijos.

 

Queremos que nos digáis algo que suene a lo que como hijos sabemos.

Que esperáis que ellos se atrevan a hacer lo que vosotros no os habéis atrevido.

Que en sus logros esperáis ver brillar vuestras desilusiones.

Que esperáis que no se conformen.

 

Queremos que nos digáis algo que podamos comprender en este momento.

Que de no haberlos tenido todo el mundo os preguntaría por qué.

Es que no podéis. Pobres.

Es que no queréis. Raros.

 

Queremos que nos habléis como adultos que ya saben algunas cosas.

Que habléis de la cara, la ilusión, la alegría, la ternura, el amor incondicional.

Y que habléis de la cruz, la inseguridad, el miedo, la dependencia, el tiempo.

 

Pero sobre todo, lo que más,  queremos que NO digáis cosas como:

“Yo ahora ya sólo veo Pepa Pig”

 

Como si ya no tuvieras hambre, ni sed, ni sueño.

Como si ya fueras incapaz de sentirte cansado.

Como si ya no te importara gustarte frente al espejo.

Como si ya nunca quisieras llorar ni huir.

Como si ya no disfrutaras haciendo el amor.

Como si ya no tuvieras aficiones.

Como si ya no te gustara lo que te gusta.

 

No nos digáis esas cosas que no suenan a cierto, que no suenan a vida, que no emocionan.

Porque queremos pensar que a pesar de las dificultades, que a pesar de las desventajas, que a pesar de los sacrificios, que a pesar de los peligros, que a pesar de los conflictos, que a pesar de las pérdidas…

merece la pena tener hijos porque no dejamos de pensar,

de sentir,

de existir,

de ser.

 

NARUMI

Anuncios

2 comentarios en “PEPA PIG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s