Día 90

Vamos por ahí, conociendo gente, dejándonos conocer.

Como si fuera una actividad segura, inofensiva, inocua.

Les dejamos atravesar el umbral y adentrarse en nuestra guarida.

Les dejamos asomarse al abismo de nuestras entrañas.

No somos conscientes de que las presencias pueden durar más o menos, pero las esencias se quedan para siempre.

Recuérdalo la próxima vez que abras tu puerta.

O mejor no.

No lo recuerdes.

Sería triste que no estuvieras hecho de todas las esencias a las que un día dejaste entrar.

NARUMI

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s