Amor Becario

Lo que más siento es que me despidieras durante el periodo de prácticas. Cuando apenas  me había dado tiempo a aprender o enseñarte lo que ya sabía. Te di interminables besos como horas haciendo fotocopias, atendí encantada llamadas telefónicas, traté de descifrarte como a una hoja Excel, me interesé por la empresa de tu vida, quería comprender tu sistema operativo y el de tus amigos, te traje cerveza como quien trae café con leche, te redacté las nóminas en verso, mostré iniciativa en todas las áreas, ya sabes, te hice reír en los descansos, me aprendí tu agenda… Y eso fue todo. No me diste tiempo a demostrar lo que podía aportar a tu negocio. No me diste tiempo a hablarte en varios idiomas, casi ni en uno. No me diste tiempo a trabajar todo lo duro que quería. No me diste tiempo a que te mostrara el proyecto que deseaba elaborar contigo… Desoíste a todos los contactos y tiraste las cartas de recomendación a la basura.

Me despediste durante el periodo de prácticas.

Fui un amor-becario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s